Perdida del esmalte dental.

Perdida del esmalte dental.

¿ Qué es el esmalte dental?

El esmalte dental es la capa más externa del diente, es translúcida y está compuesta de hidroxiapatita.

 

La hidroxiapatita es el mineral más duro del cuerpo humano. Es formada por calcio hidratado y fosfatos que le dan su fortaleza. Sin embargo, tiene un problema fundamental y es que una vez que se pierde, se pierde para siempre.

 

Su color es blanco o transparente, siendo el color de los dientes dado por la dentina que se trasluce a través del esmalte dental. Se trata de un mineral de alta dureza pero de menor densidad que las estructuras óseas del cuerpo humano.

 

Cuáles son las consecuencias de la pérdida de esmalte dental

Causas y consecuencias

Las causas pueden ser varias pero las más comunes del desgaste del esmalte dental, pueden agruparse en las tres que mencionaremos a continuación:

 

Fricción: Cepillarnos de una forma muy agresiva los dientes, específicamente con cepillos de cerdas duras, además del roce de la mandíbula inferior y exterior, denominado bruxismo, pueden afectar negativamente al esmalte de nuestros dientes.

Abrasión: Es ocasionado por la acción que generan sobre el esmalte dental el reflujo gástrico, ciertos medicamentos y algunos alimentos, en especial los ácidos.

Erosión: Viene dada por el desgaste en especial en las personas mayores. También puede ocurrir por la fricción ocasional entre los dientes por movimientos circulares y el bruxismo que son factores que contribuyen a la erosión desmedida de los dientes.

Por otro lado las consecuencias de dicha perdida de esmalte pueden ser:

 

Aparición de aristas o melladuras en el borde superior del diente.

Genera manchas.

Mayor sensibilidad dental a los azúcares, el calor y el frío, causando dolor y molestias.

Alteración del brillo y color de los dientes.

Debilita los dientes y crece la posibilidad de roturas.

Incrementa la aparición de la afección en las encías e infecciones orales.

Teniendo en cuenta que el desgaste de las piezas dentales a parece a raíz del paso de los años es importante llevar a cabo unos hábitos sencillos y que ayudaran a disminuir y postergar los daños.  Estos son el  mantener una buena alimentación, tener una higiene bucal adecuada y realizar visitas periódicas al dentista. Estos son algunos elementos que te permitirán contar con una sonrisa saludable por más tiempo.

Cómo reparar la pérdida de esmalte dental

Aunque el esmalte no puede regenerarse, tu dentista en Madrid puede ofrecerte ayuda para reparar el mineral desgastado. Existen dos maneras de tratar los dientes erosionados:

 

La adhesión dental mediante carillas – se puede utilizar en casos más leves de erosión del esmalte. En este procedimiento estético, la resina se tiñe para que coincida con el color del diente del paciente y se aplica en el diente dañado. Una vez endurecida, se “pega” al diente y, a continuación, se corta y pule para que encaje correctamente. Todo el proceso tiene una duración aproximada de una hora y puede realizarse en una sola visita.

Coronas dentales – una corona puede aplicarse en un diente que presente un esmalte débil. Este procedimiento consiste en tapar la pieza con una nueva, que protegerá las áreas dañadas. Una corona puede restaurar la función de un diente deteriorado, permitiéndote comer y beber sin dolor. También lo protegerá contra caries futuras.